Wednesday, December 20, 2006

enfermedad social


¿muy bella, no? bueno, la triste realidad es que esta jovencita de 21 años ya no nos alumbrará con su hermosura. Se la comió la enfermedad social llamada anorexia. Por mantener su puesto de modelo, se llegó a alimentar sólo de manzanas y tomates. Llegó al hospital con 40 kg. de peso, absurdo para su 1,74 m. de estatura, con complicaciones renales, y su cuerpo estaba tan debilitado que sufrió problemas respiratorios, tensión arterial baja e infección generalizada.
Y claro, pues, saben que alguien atrás de la fila está esperando que sobresalga un rastro extra de grasa en su cuerpo para atropellar y quitarle el puesto. Y no lo pueden permitir. Y se vuelve más austera la alimentación. No hacerle caso al ruido estomacal. Comienzan los golpes. Se ha resistido. Todo va bien. La gordura no las va a vencer.
Y claro, se niegan a creer que tienen un problema.
Pero reflexionemos una cosa ¿los vestidos que lucen estas modelos, alguien de ustedes, queridas lectoras, lo ha usado alguna vez? es probable que ni siquiera les llame la atención. Entonces llegamos a la conclusión que son chicas usadas como carne de cañón, que desfilan como si fueran maniquies vivientes al gusto de algún modoso diseñador que la extrema delgadez le parece chic, para mostrar vestuarios que podrán lucir (solo una vez) en algún coctel o fiesta, y por el cual pagarán cuantiosas cantidades de dinero. O el otro motivo en los cuales se les hace lucir horrores que los mismos diseñadores llaman innovador, postmoderno o experimental. Modelos hechos por gente que parece que odia a las mujeres.
Chicas, vivan la vida: un rollito no es malo, nadie se muere por tenerlo. Y se peude desaparecer sin tanto padecimiento. El ejercicio es bueno y reconfortante. No hagan caso de las dietas que te prometen adelgazar "sin tediosos ejercicios". El cuerpo bien moldeado (no esquelético) es bonito. La mujer es bella. Es el mejor paisaje urbano y natural. Sientanse bien siendo tal como son.

Thursday, December 14, 2006

¿hasta cuando la TV basura?


Soy de los que sostiene que no es importante llegar, sinó como se llega. El personaje que maltrata la imagen de este review es (para verguenza nacional peruana) mi compatriota Laura Bozzo. Esta tipa llegó alto, no hay quien lo niegue. Su oleaginoso programa comenzó en estos lares como un monumento al maltrato, el oprobio, la chabacanería y el mal gusto. Se presentaban indigentes personas que contaban al respetable truculentos casos de engaños a la conyuge, violencia a la mujer, u otros pintorescos como "soy chiquito pero sabroso". Nada sería del otro mundo si es que esto no fuera mentira. Una vez, cuando dos personas peleaban, se vio como Bozzo atajó a un seguridad que iba a separar a los contrincantes. Pero de que era un burdo montaje se veia a partir de forzados capítulos, como "sobrinas enamoradas de tios que están casados con la hermanas", o por el supuesto valor de las personas de contar en público escabrosos relatos de su vida privada, previo pago de 50 soles, aproximadamente unos 15 dólares. El climax de tanto despropósito llegó cuando presentó el capítulo "hago todo por dinero" donde presentó a unas señoras que chuparon axilas y pies de mozuelos. Monumento al asco. Como la basura vende, llegó hasta Telemundo, de manos del ¿cazatalentos? Nick Macnamara. Desde ese espacio, denigró a los peruanos. El mundo entero pensaba que eramos uns delincuentes, gente sn dientes, que viviamos de organizar polladas (fiesta para recaudar fondos vendiendo pollo a la parrilla y cerveza), y otras cositas más. Hace poco fue enjuiciada por servir al corrupto gobierno de Fujimori. Salió absuelta, pero sin contratos a la vista. Fue tanto el escándalo, que Telemundo la desembarcó. Por mi parte, quería que la encarcelaran para que acabara de una santa vez su programete.